LA PALABRA QUE LABRA. 

Me considero una persona de palabra.

Me encanta jugar con las palabras.
De hecho, uno de mis espectáculos se titula "PALABRILANDIA" el país donde nacen las palabras.
Según el libro de la creación, Dios es verbo y ya existía antes de que se creara el universo conocido. El verbo nos creó y nosotros, como seres creativos, inventamos, creamos y nos recreamos con las palabras.
Hay multitud de estudios sobre los efectos que producen la palabra en nuestras emociones. Esto nos lleva a ser conscientes de la importancia del poder que nos aporta el jugar con ellas.
Juego con ellas, las estiro, las convino, las escondo, las imagino, las adorno, las encuentro, las escribo y después las dejo dormir junto a sugerentes imágenes, quedando expresadas  en composiciones a las que me gusta llamar... Palabragenes.
Te invito a jugar con las palabras, a que te permitas mirarlas y escucharlas de otra forma. A despertarlas, darles vida, crear nuevos caminos, abrir ventanas y dejarte llevar por la inspiración.